Ya falta poco para que finalice el año y llega ese momento en que hay que frenar y decir “que tal fue TU año?” Es algo que me gusta preguntar a la gente de mi entorno, me agrada hacerlas recapacitar y oir lo que tienen para decir, lo bueno y malo que sucedió en sus vidas durante todo el 2010. Obviamente no voy a andar ventilando intimidades de mis allegados por aquí, no sería correcto, pero nada me impide decir las mías, mi balance.

Mi 2010 pasaba sin pena ni gloria. Nada bueno aparecía, lo malo seguía igual. El segundo trimestre del año la cosa empezó a cambiar. De golpe me vi con mucho más trabajo, con responsabilidades agregadas, con un trabajo que se “reciclaba”, un buen porvenir laboral, aunque más de palabras que de hechos.

En mayo la conocí a ELLA, la personita que cambiaría por completo mi vida y que algún día contaré bien nuestra historia. La cuestión es que desde ese momento mi año empezó a mejorar radicalmente.

Por otro lado, las cosas con mi familia van bien, aunque manteniendo mi rancho aparte, creo que eso da el equilibrio  justo y necesario para que la cosa se mantenga más o menos en orden.

En lo económico? mal pero con ganas de mejorar y algo de actitud para hacerlo ¿eso es bueno no? Ah y dejé de fumar! Costó pero lo logré, al menos por ahora.

En fin, digamos que el 2010 fue un buen año, el 2011 pinta ser mejor, veremos que se trae entre manos.

Anuncios