Y me aguanté y no pregunté por vos. Y ahora me siento muy bien. Es que… ¿sabés una cosa? De vez en cuando hay que tener un poco de orgullo propio y decir PARÁ!!! Otra vez yo pidiendo disculpas noooooo!!!!!

Sí, debo confesar que estuve mal pero convengamos una cosa, a vos no te hice nada. Si bien es cierto que aún no enmendé mi error, que actué cobardemente, que no di la cara ni pedí disculpas ni di explicaciones no creo que mi actitud haya sido lo suficientemente grave como para que no me respondas, no me hables por ningún medio y como imagino, difames contra mi en donde puedas.

¿Tan fácil te podés olvidar de todo lo lindo que compartimos, de los hermosos momentos juntos en sana compañía? Yo no me olvido, te extraño y tu actitud me hace daño. Te repito: yo no estuve bien, pero vos tampoco y ¿sabés que? Ésta vez tengo un poquito de amor propio y aunque me duela en el alma y sienta que te pasaste por el culo todo lo lindo de los años en que estuvimos juntos no pienso ir como un pobre diablo a suplicar tu perdón. Cuando pueda remendaré mi error y espero vos valores aunque más no sea un poquito lo mucho que hice por vos durante algún tiempo.

Y cómo dicen: “que te garúe finito”

Anuncios